Comienza en Madrid la cumbre sobre el cambio climático COP25

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo un llamamiento a abordar profundos cambios económicos y sociales para luchar contra el cambio climático, fenómeno que considera una consecuencia de una «guerra» que la humanidad mantiene «contra la naturaleza».

Sputnik

MADRID, España.- La conferencia COP25, organizada por la ONU y celebrada en Madrid, se centrará en los pasos cruciales que hace falta dar para combatir el cambio climático.

El evento se celebrará entre el 2 y 13 de diciembre en la capital de España bajo presidencia chilena después de que Chile renunciara a acoger la cumbre debido a la inestabilidad política en el país. Uno de los objetivos principales de los participantes del COP25 será completar varias tareas que hacen falta para implementar completamente los Acuerdos de París.

Se prevé que las negociaciones de alto nivel ayuden a los ministros de Energía, Finanzas y Medio Ambiente a diseñar una política que acelere las acciones necesarias para reducir las emisiones de dióxido de carbono y fomente una economía sostenible en términos de respeto a la ecología.

La ministra del Medio Ambiente de Chile, Carolina Schmidt, fue la encargada de las palabras iniciales durante la ceremonia de apertura de la COP25.

«La apertura de esta conferencia aquí en Madrid bajo la presidencia de Chile es un testimonio de las cosas extraordinarias que el multilateralismo puede lograr cuando trabajamos juntos hacia un objetivo común», dijo Schmidt en la apertura del evento.

«Que sea esta inspiración la que motive nuestras negociaciones durante estas dos semanas», añadió la ministra chilena.

Fin a la guerra contra la naturaleza

A su vez, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo un llamamiento a abordar profundos cambios económicos y sociales para luchar contra el cambio climático, fenómeno que considera una consecuencia de una «guerra» que la humanidad mantiene «contra la naturaleza».

«Debemos demostrar finalmente que nos tomamos en serio nuestro compromiso de detener la guerra contra la naturaleza», dijo Guterres en un discurso pronunciado durante la ceremonia de apertura de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2019 (COP25) que arranca el 2 de diciembre en Madrid.

En su intervención, Guterres afirmó que el mundo se encuentra en una «coyuntura crítica», por lo que la humanidad deberá decidir si elige seguir por el mismo camino hasta «más allá del punto de no retorno» o si, por el contrario, decide transitar un camino de «soluciones sostenibles».

«¿De verdad queremos ser recordados como la generación que enterró la cabeza en la arena, jugueteando mientras el planeta ardía?», se preguntó.

El secretario general de la ONU recordó que los datos más recientes de la Organización Meteorológica Mundial muestran que los niveles de gases de efecto invernadero se encuentran en niveles récord.

En concreto, apuntó que la concentración media mundial de dióxido de carbono (CO2) llegó a las 407.8 partes por millón en 2018, unos niveles que «no hace tanto eran vistos como impensables».

Además, entre otras cosas, reiteró que se «se derriten los casquetes globales» —sólo en el mes de julio se derritieron 179 millones de toneladas de hielo—, que «la Antártida se derrite tres veces más rápido que hace una década» o que «el nivel del mar se eleva más rápido de lo esperado» a nivel global.

«Las señales no se pueden ignorar, los últimos cinco años han sido los más calientes que se hayan documentado», añadió.
Ante este escenario, secretario general de la ONU hizo un llamamiento a la comunidad internacional a aunar esfuerzos para implementar los compromisos contemplados en el Acuerdo de París para contener el aumento de la temperatura global a 1,5 grados respecto a la era preindustrial.

Para ello, Guterres constató que «necesitamos un cambio rápido y profundo» a nivel económico y social porque «si no cambiamos urgentemente nuestra manera de vivir estamos poniendo en peligro la vida misma».

«La única manera de limitar la temperatura global es limitar los combustibles fósiles. Si no, acabaremos en una situación catastrófica», añadió.

En su intervención, el secretario general de la ONU instó a los líderes mundiales a prestar atención a los gritos de protesta de la «juventud» que se reproducen a lo largo de todo el globo pidiendo políticas audaces contra la emergencia climática.
En ese sentido, reiteró sus llamados a limitar el uso de los combustibles fósiles y a impedir la construcción de nuevas plantas de carbón.

Guterres destacó que buena parte de la comunidad internacional se encuentra en línea con esos objetivos y subrayó que unos 70 países anunciaron su intención de aumentar sus Compromisos Nacionales de Reducciones (NDC) en 2020 o que 65 países se comprometieron a trabajar para alcanzar la neutralidad climática en 2050.

No obstante, el Guterres de la ONU lamentó la falta de voluntad para luchar contra el cambio climático de las principales economías mundiales y señaló como culpables de la inacción «la mayor parte de los países del G20, que representan tres cuartos de las emisiones globales».

«Los principales emisores deben hacer más», afirmó, antes de insistir en que «sin el pleno compromiso de los principales emisores» quedarán «socavados» todos los esfuerzos de la comunidad internacional por intentar atajar el problema.
A nivel de contenidos, la edición de este año de la COP se presenta como una cumbre de transición en la que no se espera la adopción de grandes acuerdos, ya que el principal objetivo del evento será cerrar algunos flecos pendientes del Acuerdo de París.

No obstante, la cumbre llega en un momento de efervescencia del movimiento ecologista a nivel global, lo que ofrece a los líderes políticos un marco propicio para empezar a diseñar las líneas maestras de la acción multilateral para responder a la emergencia climática en años venideros.

La huella ecológica del cambio climático que nos aplasta

El presidente del Gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, inauguró la COP25, donde pidió «compromisos más ambiciosos» para pasar «de las palabras a los hechos».

«La batalla contra la emergencia climática requiere coraje, determinación, solidaridad y, sobre todo, pasar de las palabras a la acción», señaló Sánchez, que recordó que en el año 2018 se han vuelto a marcar niveles máximos de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, datos que ponen en riesgo el objetivo del Acuerdo de París de limitar a 1,5 grados el aumento de las temperaturas con respecto a los niveles preindustriales.

El presidente en funciones destacó en su discurso inaugural que Madrid se convertirá hasta el próximo 13 de diciembre «en la capital mundial de la lucha contra la emergencia climática» donde señaló la necesidad de «una renovación ambición climática y de un compromiso real con la acción por el planeta».

«Es necesario marcar un punto de inflexión y llegar a la Cumbre de Glasgow del año 2020 con contribuciones nacionales más ambiciosas y estrategias a largo plazo que conduzcan a una descarbonización ordenada, justa y eficiente», añadió el Jefe del Ejecutivo.

Respecto a la descarbonización, Sánchez señaló que Europa «tiene mucho que decir en esta batalla».

«Si fue Europa quien lideró la revolución industrial y el capitalismo fósil, tiene que ser Europa la que lidere la descarbonización», añadió.

España, según Sánchez, «está lista para dar ese paso al frente, e incrementar el ritmo de reducción de emisiones comprometido para 2030, siempre con una premisa: no dejar a nadie atrás».
En su discurso, el presidente reconoció el papel jugado por Chile.

«Madrid estará más cerca aún si cabe de Chile, porque es Chile quien organizó esta COP y quien impulsó acciones tan importantes como la alianza climática», señaló Sánchez.

En sus palabras inaugurales aseguró que la COP25 va a ser la cumbre del diálogo entre los países y del «multilateralismo reforzado».

Recordó que al evento asisten delegaciones de 196 países, medio centenar de jefes de Estado y de Gobierno y los máximos representantes de la Unión Europea y de instituciones internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

«Madrid será también durante estos días la capital del diálogo con la sociedad, a través de la implicación de más de 1.500 colectivos y organizaciones, cientos de empresas comprometidas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y una «generación entera de jóvenes que se niega a callar ante la creciente degradación del planeta».
Minutos antes del comienzo de la ceremonia de apertura, Pedro Sánchez fue el encargado de recibir a los jefes de Estado y de Gobierno presentes.

Un nuevo pacto verde global

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, abogaron por impulsar un nuevo pacto verde no solo a nivel comunitario, sino también a nivel mundial para firmar «un alto al fuego con la naturaleza».

«Proponemos un nuevo pacto verde que se trata de un alto al fuego con la naturaleza, de un tratado de paz», señaló Michel.

En su intervención, Michel señaló que «durante siglos hemos estado en guerra con la naturaleza, sobreexplotando los recursos naturales», lo que llevó al escenario actual, en el que «el planeta da síntomas de estar rindiendo».

En ese contexto, el presidente del Consejo Europeo cree que «necesitamos cambiar las cosas» mediante «una revolución verde» que, a su modo de ver, debe aspirar a suponer un cambio civilizatorio de un impacto similar a la revolución industrial o tecnológica.

A su vez, Pedro Sánchez también ha propuesto en su discurso un «gran acuerdo verde» para asimilar con equidad el impacto de esa transformación y vincular innovación, digitalización y empleo digno.

«La Humanidad ha llegado a un punto en que apostar por su supervivencia equivale a luchar por un mundo mejor», ha remarcado el presidente español en funciones.

En el marco de esa revolución Michel apuesta por «invertir masivamente en nuevas tecnologías», algo que se materializará a través del Banco Europeo de Inversiones, que dejará de financiar proyectos ligados a los combustibles fósiles a partir de 2021, una medida a la que se añadirá la movilización de un billón de euros en proyectos contra el cambio climático hasta 2030.

La presidenta de la Comisión Europea se mostró en línea con los razonamientos de Michel e incluso dio un paso más allá, abogando por convertir a la UE en un actor que encabece la consecución de un gran acuerdo verde de carácter global.

«Vamos a ser lo ambiciosos que podamos en las negociaciones de la COP. Pasemos del Green Deal europeo al mundial», dijo la presidenta del Ejecutivo comunitario.

A lo largo del acto también está prevista la proyección de un vídeo con un discurso del presidente chileno, Sebastián Piñera, que no se desplazará a Madrid para la cumbre.

Compartir

Francisco González

Periodistas de la República Dominicana