Tan solo un Gobierno decente

Tan solo un Gobierno decente

Por: Andrés L. Mateo

e-mail: amateo@adm.unapec.edu.do

Desde la historia en movimiento que se desplegó tras el ajusticiamiento del tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina en el año 1961, todo nuestro martirologio ha sido empujado por la aspiración de tener un Gobierno decente. Juan Bosch es un guiño lejano, y se subordina la inutilidad del gesto, la desgracia cruel de otorgar a una realidad cínica, la fianza de una moral noble. Ulises Francisco Espaillat sestea en el chirrido de la impotencia. Soñó con un Gobierno de maestros, y su decepción se estrelló en el plural invisible de una sociedad saqueada. Somos un país de mortajas ardientes, y nos recostamos en las memorias dolidas de perdidas batallas.

Pero mienten los que pregonan que hemos tenido los gobiernos que nos merecemos, porque sobre la opaca y rutinaria armazón de la sociedad autoritaria en que hemos vivido, siempre ha vuelto a nacer la esperanza de un Gobierno decente. Toda sociedad cultiva sus propios absurdos, y por sobre las afirmaciones de Montesquieu, según el cual “la razón está en todas partes”, nosotros hemos tenido una tradición caudillista que, de acuerdo con el propio Ulises Francisco Espaillat, “nos ha obligado a vivir exiliados de la razón”. Pero hay que tomar partido por la idea de la verdad, puesto que una y otra vez nuevas ideas vuelven a ocupar el sueño de redención. En los términos del posmodernismo dominante, diríamos que esa es la narrativa oficial de quienes nos han gobernado. Y hay, en medio de la perplejidad , la incertidumbre y la duda, un sencillo sueño frugal que inunda al país: erigir un Gobierno decente. Tan simple como eso: lo que queremos es un Gobierno decente. Porque vivimos como en un abismo moral, y quien carece de indignación frente a la irracionalidad de la práctica política dominicana, se cercena de su realidad, y ello supondría una falta de honradez y una resignación insoportable.

Abraham Lincoln proclamó en 1838 que había que aferrarse con fuerza a la razón pura, para salvar a su país de una crisis de escepticismo después de la guerra de secesión. Nuestro deseo de vivir en una sociedad en la cual los gobernantes no nos avergüencen, pasa por restituir la racionalidad al ejercicio del poder. ¿Cómo tener, por ejemplo, una idea cabal de la Justicia, si ante nuestros propios ojos los funcionarios del sistema judicial responden al poder político y encubren la corrupción generalizada? ¿De qué puede valer el discurso moralista en el aula de un pobre profesor que se desgañita para explicarles a sus alumnos lo que es la honradez, el bien y la verdad; si el cinismo de un funcionario ladrón tiene categoría de magisterio y valor de paradigma, y esculpe la mentira como un atributo exitoso? ¿Por qué la corrupción dominicana, siendo un antivalor, tiene su carta de triunfo asegurada en la práctica? Simplemente, porque la relación valorativa consiste en uno de los modos en que la realidad puede ser asimilada, y porque en la vida social opera un conjunto de representaciones, esquemas e ideales que determinan la conciencia y la conducta de los individuos que la integran. Los corruptos son paradigmas exitosos, y los “líderes sociales” los albergan axiológicamente neutralizados. Nadie los repudia, el medio los asimila como héroes y bajo el manto de amparo de la impunidad se cuelan como paradigmas sociales.

En la coyuntura política actual es necesario gritar a pleno pulmón la determinación colectiva de vivir en una mejor sociedad. No podemos reproducir el país real en que vivimos. Y no podemos arroparnos en el destino que nos quieren imponer los que hoy gobiernan esta nación. Tan solo un Gobierno decente, es todo lo que pedimos, lo que anhelamos y pagado con un largo martirologio. Mienten los que pregonan que hemos tenido los gobiernos que nos merecemos, porque sobre la opaca y rutinaria armazón de la sociedad autoritaria en que hemos vivido, siempre ha vuelto a nacer la esperanza de un Gobierno decente. Ahora también.

Compartir

Francisco González

Periodistas de la República Dominicana